Desde su nombramiento como el máximo representante de la Iglesia Católica, el 19 de junio del 2005, el papa Benedicto XVI no había pisado ...

Visita a México de Benedicto XVI: las dos caras de la moneda.


Desde su nombramiento como el máximo representante de la Iglesia Católica, el 19 de junio del 2005, el papa Benedicto XVI no había pisado ningún país de Latinoamérica. Sin embargo, ya había realizado 19 viajes más alrededor del mundo, desde Alemania, su país natal, hasta Benin, en África. En el 2008 estuvo en Estados Unidos, y en el 2011 acudió a la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, España. Así que León, Guanajuato, se convirtió en la sede de su vigésimo viaje apostólico, mismo que explicó fue realizado con el objetivo de “educar las conciencias tanto en la ética individual, como en la ética pública”, y para “fomentar y para aprender, para confortar en nombre de la fe, la esperanza y  la caridad”.
            Fueron meses de anticipación con los que se dio la noticia de que Joseph Ratzinger visitaría nuestro país. De inmediato, la prensa comenzó a informar sobre los preparativos para su llegada, las redes sociales se convirtieron en escenario de opiniones polarizadas y la gente comentó las cosas positivas o negativas que su visita traería. La noticia que más pesaba era la relacionada a los gastos: la empresa Telesur informó que el gobierno había gastado 4 millones de dólares entre costos de logística para pagos de horas extra a los más de 700 mil funcionarios públicos que intervinieron en el proceso, y gastos de seguridad e infraestructura. Por su parte, la iniciativa privada había invertido alrededor de 70 millones de pesos. Los detractores de la visita papal crearon un movimiento en internet llamado “Yo no voy, ni quiero que venga” para difundir los costos que generaría el viaje del papa en México, pagados con el erario público, así como supuestos escándalos de corrupción y pederastia por parte de algunos sacerdotes y el posible encubrimiento del Vaticano sobre el tema. Otros más, en Twitter y Facebook, alegaban que la visita se remontaba a una “cortina de humo” para distraer a los mexicanos de los problemas de su país, y opinaban que el dinero invertido en su visita debería mejor destinarse para educación, salud o seguridad nacional. Anonymous, el famoso grupo de hactivistas (ciber piratas activistas en Internet) bloqueó por su parte varias páginas del Vaticano, en la que llamó “Operación Fariseo”, para expresar su rechazo a la visita papal. Todo esto fue comentado, difundido y llevado a cabo durante los días previos a la llegada de Benedicto XVI.
            Por otro lado, mucho se comentó sobre la derrama económica que beneficiaría al país con el turismo generado por el viaje pastoral. Actualmente se sabe, con información de Notisistema, que fueron más de 760 mil visitantes los que acudieron al estado de Guanajuato, los que significaron ganancias de más de 800 millones de pesos para las ciudades de Silao, León, Guanajuato y demás comunidades y municipios aledaños al lugar. La ocupación hotelera se registró al lleno y miles de peregrinos tuvieron que ir sólo de “entrada por salida” al estado de Guanajuato, que por cierto, fue elegido como sede y no la capital de país para cuidar la salud del Papa, pues tiene una altura menor respecto al nivel del mar que el Distrito Federal, y porque Guanajuato tiene una alta presencia de católicos a nivel nacional.
            La llegada de Benedicto XVI, sin embargo, significó mucho más que turismo, gastos, rumores o críticas. Fue una voz de esperanza para un pueblo que lo recibió con los brazos abiertos, y un pueblo que está cansado de vivir en un país violento e inseguro. Los jóvenes significaron parte importante del porcentaje de personas que acudieron a verlo, mismos que demostraron no querer ser ni “ninis”, ni narcos, ni inútiles para la sociedad, adjetivos con los que se les tacha las más de las veces, pero que tristemente sí aplican para algunos.  La acogida de México hacia el papa se dio en medio de los prejuicios que se tenían contra Benedicto XVI, en comparación a Juan Pablo II, quien fuera muy querido por la población mexicana. No obstante, sus palabras cambiaron definitivamente la imagen que existía de él. Algunos periodistas y especialistas habían comentado de qué manera influiría su visita en el próximo proceso electoral, o si expresaría su postura respecto a la política en el país, la violencia o los casos de pederastia. Sin embargo, el discurso papal estuvo muy bien cuidado, y se centró en el amor, la paz, la juventud y los niños, por lo que no se pronunció directamente sobre ninguno de los temas mencionados, si bien el pontífice rezó porque la paz llegue a México y el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguilar Retes, expresó que los obispos y el Sumo Pontífice estaban “consientes y sensibilizados de la importancia del tema”, y señaló que en la próxima reunión del Episcopado programada para abril de este año, el tema de la pederastia ocasionada por la Iglesia será incluido con una comisión especial en la agenda del encuentro.  Por otro lado, los tres contendientes a la presidencia de México estuvieron presentes en la misa celebrada en el Parque Bicentenario, junto con las más de 650 mil personas que la presenciaron.  También, aunque fue criticado que el gobierno federal transportara al Sumo Pontífice y lo custodiara en vehículos oficiales, así como que le otorgara regalos, alegando faltas al estado laico, se justificaron estas acciones con el argumento de que Benedicto XVI además de figura religiosa es el Jefe de Estado del Vaticano, y que tuvo un recibimiento y trato como tal (que ahora que lo pienso ha resultado muy conveniente que el Vaticano sea un país independiente para evitar esos problemas de falta de laicidad).
            Así fue como se llevó a cabo la visita del Papa Benedicto XVI a nuestro país. Su viaje continuó en Cuba, y finalmente se espera que regrese a Roma el 29 de Marzo. Sin duda una visita que causó polémica en la república mexicana, pero que abrió el corazón a la esperanza. En Twitter leí que “cada papa responde a un período histórico de la humanidad”, y Benedicto XVI lo es con el que se vive actualmente por la violencia e incertidumbre vividos no sólo en México, sino en el mundo con las guerras en Medio Oriente y la frágil economía de Grecia y Europa. 


You may also like

2 comentarios:

  1. En mayo de 2007, Benedicto XVI hizo una visita a Brasil; aunque ésta estrictamente no tenía fines "pastorales", cabe mencionarla. La aportación por aquello de: "Desde su nombramiento como el máximo representante de la Iglesia Católica, el 19 de junio del 2005, el papa Benedicto XVI no había pisado ningún país de Latinoamérica." Todo lo demás me pareció acertado, desde una visión imparcial de los hechos. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Aún recuerdo cuándo leí por primera vez éste reportaje... No imaginaba siquiera lo que podría ocurrir: la renuncia de Benedicto XVI.
    Bueno. Dicen que este viaje a México y Cuba influyó en la drástica decisión de la que se nos informó hace unos días..

    ResponderEliminar