Antes de escribir esta columna, nunca había pensado en lo que significaba para una persona compartir sus opiniones con lo desconocido. Lle...

El Entusiasmo Cumple un año: Letras Entusiastas


Antes de escribir esta columna, nunca había pensado en lo que significaba para una persona compartir sus opiniones con lo desconocido. Llenar una cuartilla de letras premeditadamente organizadas y estructuradas con el fin de hilar una idea lógica y entendible. Escribir es traducir en lenguaje humano la maraña de ocurrencias y sentimientos que se guardan en el cerebro. A decir verdad, es todo un milagro el sólo hecho de poder hablar. Es la oportunidad de la interacción con otros seres semejantes a nosotros, el intercambio de ideas y sentimientos a través del lenguaje, don que sólo los seres humanos pueden disfrutar de la manera en que lo hacemos nosotros. Escribir una columna, regresando al tema, es utilizar el poder del lenguaje para expresar una determinada idea y compartirla con tus lectores. 

     Hace un año, este estudiante de periodismo tuvo el privilegiado acceso de un medio para expresar sus ideas con los demás. Hace un año, en la noche, me encontraba yo sentado frente a la computadora sin tener ni la mas mínima idea de qué diablos quería escribir. Mis dedos sudorosos acariciaban el teclado sin atinar a pulsar una tecla que comenzara el escrito. Cuando por fin lo hicieron, varias veces tuve que borrar las pocas letras que iban plasmadas en el monitor. Lo que sí tenía claro era el objetivo general: escribir una columna que a través del punto de vista de un muchacho, tratara temas de actualidad y mostrara que a pesar de los problemas o las malas noticias, sí se puede salir adelante. Por eso el nombre: Letras Entusiastas. Vivimos en un México marcado por la violencia, la inseguridad y el desempleo, por lo que considero que hace falta un periodismo que devuelva la esperanza a la gente y los anime a seguir luchando y a mejorar como sociedad.

     El día de hoy celebro un año de compartir con los lectores de este semanario sus pensamientos. Orgulloso de sus raíces, este estudiante de periodismo ha ido aprendiendo en la escuela al mismo tiempo que comparte sus ocurrencias y alguna que otra experiencia con sus lectores. Debo confesar que cuando termino de escribir y le doy "enviar" al documento final, pocas veces soy consciente sobre la cantidad de personas que me leerán o sobre si mis comentarios dejarán alguna huella en quienes lo hagan. También debo decir que este espacio se ha convertido en mi confesionario ante las cosas que considero injustas, ante los temas que la sociedad vive y ante las emociones que se agolpan en mi cabeza por expresarse de algún modo. Así que a final de cuentas, termino combinando el misterio con la ilusión, y lanzo mis ideas libres sobre el papel.

     Son muchas las veces que he tenido que empezar desde el principio el texto que comparto cada semana con ustedes, luego de borrar de tajo varias ideas que había planeado para escribir. Son también muchas las veces que me he desesperado porque la escuela y el trabajo no me dejan tiempo para escribir. Pero también son muchas las veces que he recibido satisfaciones por que alguna persona me felicita por mis opiniones o porque me confiesa que me sigue cada semana. Que me animan a echarle ganas y me proponen algunos temas. A lo mejor estoy exagerando y ya me puse cursi, dirán que apenas llevo un año y que no es para tanto, pero para este estudiante, compartir cada semana sus opiniones ha representado una de las experiencias más satisfactorias de su corta vida. Ojalá que dure mucho tiempo, aquí contando cada semana mis pensamientos, y que me den la oportunidad de aprovechar el milagro del lenguaje para escribir cada semana éstas
LETRAS ENTUSIASTAS.

Gracias.

José Luis Adriano Sánchez.


You may also like

No hay comentarios.: