El Vaivén Los parvulitos del gobierno Como un jardín de niños, aprendiendo a sacar cuentas, reconocer los colores y las figuras y ...

El Vaivén: Los parvulitos del gobierno

/
0 Comments

El Vaivén

Los parvulitos del gobierno

Como un jardín de niños, aprendiendo a sacar cuentas, reconocer los colores y las figuras y patrones básicas, así es como se vive el ambiente en gran parte de las dependencias gubernamentales cuando se cambia de administración. Los primeros 100 días de gobierno, vienen a ser la escuelita de los funcionarios públicos, porque, echando a perder se aprende, ¿qué no?
                Albert Medrán, consultor de comunicación política español, y recientemente nombrado director de comunicación de change.org, importante sitio de iniciativas ciudadanas alrededor del mundo, sostiene que los primeros 100 días de un gobierno son importantes porque son los que causan la primera impresión de lo que podría ser el resto de su administración: “los primeros cien días son importantes porque muestran si un líder está capacitado para gestionar una transición, y para calibrar si los electores tomaron la decisión correcta al aportar por un candidato”.  Y en toda regla, tras los primeros 100 días de gobierno, llámese presidente de la república, diputado, gobernador o presidente municipal, la gente decide si continuar con la velita prendida al político de su devoción, o quemar su retrato junto con las playeras, cachuchas, y los restos de las despensas que regaló durante su campaña.
                Las encuestas pululan alrededor del país, para cuestionar a los ciudadanos sobre la felicidad o disgusto con que acogen a sus gobernantes en sus corazones a los primeros 100 días de mandato. Diario 21, de Guerrero, ADN Político, semanario online nacional, La Crónica de Torreón, y más empresas periodísticas de México arrojan datos de decepción frente a la actuación de los nuevos funcionarios públicos en sus respectivas geografías, y otros más ofrecen respaldo de la ciudadanía a sus gobernantes. Quizá uno de los casos más sonados, es el del gobernador de Chiapas, Manuel Velazco, que no ha desaprovechado la oportunidad de posar frente a las cámaras de las revistas del corazón para presumir su gran amor por Anahí, la cantante y actriz exintegrante de RBD. “¿Y a qué horas gobierna?”, cuestiona Sin Embargo en su sitio web.
Pacto Por México
Foto: esmas.com
                100 días después del 30 de septiembre, los ciudadanos de todo el país viven situaciones diferentes con las gestiones de sus nuevos gobernantes. Peña Nieto, por su parte, inició su gestión con participaciones en cumbres internacionales, nombramiento de funcionarios, y puesta en marcha de programas como la Cruzada Nacional Contra el Hambre, o el polémico Pacto por México entre los políticos de diferentes bandos para una lucha común por el país.
Mientras tanto, los ayuntamientos al interior del país que también cambiaron de administración, instalan nuevas normas, si son de un partido diferente, despiden a toda la comitiva que acompañó al gobierno anterior, o en su defecto, nombran nuevos funcionarios para reemplazar a quienes no estuvieron afiliados a algún sindicato de trabajadores de los ayuntamientos, de esos que abundan hoy en día tanto para bien o desgracia de los ciudadanos: el lado bueno, es que si son buenos empleados, asegurarán un servicio eficaz en los ayuntamientos o dependencias gubernamentales; el malo, que cría parásitos del erario público, personas que buscan jubilarse del mero trabajo en las presidencias.
Así está la situación en México a los primeros 100 días de gobierno de políticos y funcionarios, 100 días que han servido tanto para lucir la magnificencia y poder (o deslumbramiento) de algunos gobernantes, como para practicar y aprender a costa de los ciudadanos en las dependencias y ayuntamientos, con funcionarios primerizos que no se capacitaron previamente a administrar su cargo, y que tras mil tropiezos, errores, e ineficiencias sacan canas verdes al pobre incauto ciudadano que llega hasta su oficina a solicitar algún trámite o servicio.
¿Y usted, ya se arrepintió de votar por su político favorito, o sigue con devoción sus logros administrativos?
José Luis Adriano Sánchez
adrianodreamer@gmail.com


You may also like

No hay comentarios.: